Ana Bolena (Reina consorte de Inglaterra)



(Rochford Hall, 1507 – Londres, 1536). Noble inglesa, reina de Inglaterra tras casarse con Enrique VIII. El matrimonio, que apenas duró tres años, acabó con la trágica muerte de Ana a causa de los intereses dinásticos de su esposo: su boda con Enrique no consiguió satisfacer la imperiosa necesidad de proporcionar al rey un heredero varón que perpetuara la dinastía en el trono. El matrimonio provocaría, en cambio, la ruptura de la monarquía inglesa con el catolicismo romano y la fundación de la Iglesia anglicana.

Ana Bolena

Ana Bolena

Ana Bolena (o Boleyn) nació hacia 1507, con toda probabilidad en Rochford Hall, condado de Essex. Era hija de sir Thomas Boleyn, posteriormente vizconde de Rochford y conde de Wiltshire y Ormonde, y de Isabel Howard, hija del conde de Norfolk. Pertenecía, pues, a una de las familias más influyentes de la nobleza inglesa. Buena parte de su infancia transcurrió en Francia, en la refinada corte del rey Francisco I, donde recibió una esmerada educación áulica.

A su regreso a Inglaterra en 1522, ocupó el lugar que por su rango le correspondía en la corte como dama de la reina Catalina de Aragón, primera esposa de Enrique VIII e hija menor de los Reyes Católicos. Su atractivo impresionó a la corte y pronto Ana se vio rodeada de un cerco de admiradores. Entre ellos se contaban lord Henry Percy, heredero del condado de Northumberland, y el propio rey, que cubrió de títulos y posesiones al padre de Ana para tratar de obstaculizar el matrimonio de la joven con Percy. Finalmente, Enrique ordenó la intervención del cardenal Wolsey para impedir su boda.

Ana había aparecido en la corte inglesa cuando en ella se debatía el grave problema de la sucesión al trono. Catalina de Aragón había tenido dos hijos varones, que nacieron muertos, y una niña, María (la futura María I). La edad de la reina hacía prever la imposibilidad de nuevos alumbramientos con éxito. Pero Enrique VIII necesitaba a toda costa un hijo varón para dar continuidad a su dinastía, todavía no firmemente asentada en el trono inglés. El heredero se convirtió en una auténtica obsesión para el monarca, que llegaría a determinar, más que cualquier otro factor, tanto su vida privada como su política.

En 1527, cuando Catalina contaba 44 años, Enrique solicitó formalmente al papado la anulación de su matrimonio, argumentando para ello el hecho de que la reina era la viuda de su hermano Arturo, muerto cuando todavía era príncipe de Gales. Ya en este momento el monarca había comenzado una apasionada relación con Ana Bolena. Dos años después, tras un arduo tira y afloja diplomático, el papa Clemente VII se negó a conceder el divorcio, en gran medida a causa a las presiones del rey de España y emperador de Alemania, Carlos V, sobrino de Catalina de Aragón.

La negativa papal hacía imposible un matrimonio ulterior de Enrique y, por lo tanto, descartaba la posibilidad de tener herederos varones con derechos legítimos al trono, según el derecho canónico. Ello precipitó la crisis política entre Inglaterra y Roma, que culminó con la separación oficial de la Iglesia nacional inglesa de la jurisdicción papal y con la constitución de un nuevo culto, el anglicano, influido por la Reforma luterana. A pesar de que pocos años antes Enrique VIII había proclamado su adhesión inquebrantable al catolicismo, su deseo de conseguir un heredero le arrastró a romper los vínculos religiosos de su monarquía con el papado, causando una profunda conmoción en la Cristiandad, y a asumir las doctrinas más moderadas del luteranismo que él mismo había combatido tiempo atrás.

El 25 de enero de 1533, Enrique se casó secretamente con Ana Bolena, quien posiblemente estaba encinta. En abril, con la sanción de la nueva iglesia, de la que el propio rey se había erigido en cabeza, el recién nombrado arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer, declaró la nulidad de pleno derecho del matrimonio con Catalina de Aragón. El día de Pentecostés de ese mismo año, Ana Bolena fue solemnemente coronada en la abadía de Westminster. En septiembre, la reina dio a luz a una niña, a la que se llamó Isabel (futura Isabel I).

En los años siguientes, el rey esperó con creciente impaciencia el nacimiento de un varón, al tiempo que perdía interés por su esposa. Ésta se había ganado la hostilidad de los miembros más influyentes de la corte debido a su carácter caprichoso y arrogante, lo que la dejó sin apoyos políticos cuando su matrimonio entró en crisis. La reina intentó apartar del afecto del rey a María, hija de Catalina de Aragón, a la que prohibió relacionarse con sus parientes (incluida su madre, a la que nunca volvió a ver), despojó del título de princesa y humilló al nombrarla dama de compañía de su hija Isabel. En 1534, Ana tuvo un aborto y, en enero de 1536, dio por fin a luz a un niño que, sin embargo, murió a las pocas horas, lo que significó su definitiva caída en desgracia.

En mayo de ese año, Enrique hizo explícito su rechazo a la reina abandonándola en el transcurso de un torneo en Greenwich. La crónica galante afirma (con escasos visos de realidad) que el monarca sucumbió a un ataque de celos cuando la reina entregó su premio a uno de los caballeros concursantes. Al día siguiente, Ana fue arrestada por orden del rey y encerrada en la Torre de Londres. Los cargos contra ella consistieron en una lista de acusaciones de adulterio con cinco hombres de la corte, incluido su propio hermano, lord Rochford.

Ana fue juzgada por una corte de pares de la que formaba parte su propio padre (sir Thomas Boleyn, hecho duque de Norfolk por Enrique VIII) y unánimemente condenada. Tras permanecer diecisiete días encarcelada, murió decapitada en la Torre de Londres el 19 de mayo de 1536. Según los testimonios contemporáneos, su comportamiento fue digno y calmo incluso en el patíbulo, a fin de preservar de la cólera regia a su hija Isabel.

Nunca se ha probado documentalmente la culpabilidad de Ana Bolena en los cargos que la llevaron a la muerte. Casi con toda probabilidad, la reina fue víctima de un complot urdido para eliminarla del trono cuando quedaron en evidencia sus escasas posibilidades de tener hijos varones. El consejero del rey, Thomas Cromwell, y el deseo del rey de casarse con su nueva amante, lady Jane Seymour, intervinieron también en la caída de Ana. El 30 de mayo de 1536, Enrique VIII contrajo matrimonio con Jane Seymour, que moriría dos años después al dar a luz al príncipe Eduardo.

El divorcio de Catalina de Aragón y la consiguiente ruptura con Roma, la decapitación de Ana Bolena y los sucesivos matrimonios de Enrique VIII hasta completar el número de seis (incluido el que contrajo con la luego también decapitada Catalina Howard) no sirvieron para garantizar la continuidad de la dinastía Tudor. El hijo de Jane Seymour, que reinó con el nombre de Eduardo VI, murió siendo todavía muy joven y sin dejar herederos. Ascendió entonces al trono la hija de Catalina de Aragón, la católica María I. Su muerte sin hijos en 1558 deparó la subida al trono de Isabel I, hija de Ana Bolena.

La nueva reina condenó a la dinastía Tudor a la desaparición, al negarse obstinadamente a contraer matrimonio. Sin duda, la terrible muerte de su madre y la personalidad tiránica de su padre influyeron en la soltería de la reina, que sus contemporáneos contemplaron con estupor y todavía hoy sigue provocando asombro en los historiadores, que a menudo la atribuyen falazmente a supuestos defectos físicos que habrían impedido a Isabel relacionarse sexualmente con varones.

Fuente: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/ana_bolena.htm

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios

Acerca de Andrés Cifuentes Lozano

Un erudito es aquel que muestra menos de lo que sabe; un periodista y un consultor, lo contrario; la mayoría cae en algún punto entre ambos. "Ahí estoy yo"

Publicado el 12 marzo, 2015 en Monarquía Inglesa, Mujeres con Historia y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. La canción que aún hoy en día cantan los niños ingleses, “divorced, beheaded, died, divorced, beheaded, survived” Interesantes las intrigas de la corte Tudor.
    Saludos asturianos.

    Me gusta

    • En la corte de Enrique VIII, ninguna mujer podía estar tranquila…jajaja

      Divorciado, decapitado y murió
      Divorciado, decapitado, sobrevivido
      Soy Enrique Octavo, yo tenía seis esposas triste
      Algunos podrían decir que arruiné su vida

      Catalina de Aragón fue uno
      Ella no pudo darme un hijo
      Tuve que pedirle el divorcio
      Eso rompió su pobre corazón, por supuesto… etc…

      Saludos desde Madrid.

      Le gusta a 1 persona

SI SUPIERAS LO QUE PIENSO

Paré mi vida para empezar a vivirla

il vento sulla pelle

Senti come soffia....ascoltalo!!

Masticadores de Letras

Sitio oficial del Taller de Escritura j re crivello/FlemingLAB FlemingEd! Editorial

Life via Window

Canvas of stories, fiction and feelings.

Commememucho

Rincón de ideas y de recetas sencillas

Poesia em Fotografia

Poesia em fotografia

KUSAMER'S

"God Knows I'm Tough Enough"

Lupetta above all

...i miei pensieri...

Donde me lleve la música.

Vida de dos ciudades. Barcelona. Manchester.

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

avenbengkang

A fine WordPress.com site

Entre libros anda el juego

Impresiones personales sobre libros leidos

Máuna Mountain Team

Atrévete a seguirnos

Cooperación con Alegría

"If the major determinants of health are social, so must be the remedies" Michael Marmot

Smart Veg Recipes

Welcome to home made, vegeterian, healthy & kids friendly recipes

Truth Troubles

Why people hate the truths of the world.

Tadeo's

Loading.......

El poder de las palabras

Blog de literatura, relatos y artículos de opinión

Historias de una mente retorcida

Cada historia tiene un sinfín de finales. Encuentra el tuyo...

Vivir hoy

Siempre hay algo que contar

sisir ghosh search for value to enlighten life

Always learn from the curiosity within and around myself.

Una adicción innecesaria

run, trail, trailrunning, viajes, versos, poesía, relatos, running,, historias, anime, manga

Romana Insolentia

El blog donde conocer al pueblo godo y la Antigüedad Tardía desde sus orígenes hasta su final. Guerra, intriga y arqueología en Hispania tras la caída de Roma de manos de un historiador y arqueólogo amante de la Antigüedad Tardía y de los visigodos en particular.

www.gandurtour.com

www.gandurtour.com

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

Tinta en los dedos

Blog de Relatos de Daniel Fernández

ithinkforall

A place for loud minds.....

BURUHSEO.COM

Media sharing & informasi

Special

Klea Qafa

cuoreruotante

Le cose belle hanno il passo lento

Immortal Hindus

Hindus, Hinduism And The World

TIMES OF LION

Exposing Truth

HEY,BLAIR!

Music and lifestyle

The Voice of Peace

Be the peace you are looking for

Trust and Believe in the Unseen

Live with The Light of Faith

A %d blogueros les gusta esto: