Blanca de Borbón. Reina de Castilla y León (1335-1361)


PeterNew7Reina de Castilla y León, esposa del rey Pedro I, nacida en Francia en el año 1335 y muerta probablemente en Medina Sidonia (España), en el año 1361.

Sínteis biográfica

Hija del duque de Borbón, Pedro I, y de Isabel de Valois. El 3 de junio de 1353 contrajo matrimonio con el rey Pedro I de Castilla, el cual dos días después de la boda, la abandonó para ir al encuentro de su amante.

Tras ser abandonada, Blanca de Borbón permaneció prisionera en diferentes ciudades castellanas destacando por su trascendencia, en la Guerra Civil de Castilla, su permanencia en Toledo (1354-1355), donde recibió el apoyo de los nobles levantados contra su esposo. Al recuperar el control de la mencionada ciudad, el rey la trasladó a Sigüenza. Años más tarde el estallido de la Guerra de los dos Pedros motivó su traslado a Jerez de la Frontera. En 1361 Blanca murió posiblemente envenenada, en Medina Sidonia.

Vida de Blanca de Borbón

Criada y educada en el seno de una de las familias más importantes de Francia y sobrina del rey Carlos V, apenas se disponen de datos biográficos sobre los primeros años de su vida. Aparece mencionada por primera vez en las crónicas con motivo de las negociaciones matrimoniales, iniciadas por Juan Sánchez de Roelas, obispo de Burgos, y Alvar García de Albornoz; para que tuviera lugar el enlace de Pedro I de Castilla con la mayor de las hijas solteras del duque de Borbón, aunque éste no tomó parte en las mencionadas negociaciones ya que se trató directamente con el rey de Francia. Con este matrimonio Juan II pretendía atraerse el apoyo de los castellanos en la Guerra de los Cien Años y por su parte, Pedro I seguía los consejos de Juan Alfonso de Alburquerque, el cual era partidario de afianzar las relaciones con Francia. El 2 de julio de 1352, los enviados de ambos reyes firmaron el contrato matrimonial, que fue sancionado el 7 de julio por el rey francés y el 4 de noviembre por Pedro I.

Dante_Gabriel_Rossetti_-_Salutation_of_Beatrice_-_2Blanca de Borbón, que contaba con diecisiete años de edad, parece que se mostró ilusionada ante la proximidad de su matrimonio, así tras quedar ultimados los preparativos de su ajuar, que fue costeado en su totalidad por el rey francés, marchó de París y se dirigió lentamente hacia la frontera francesa, a finales de noviembre de 1352 se encontraba con un numeroso séquito en Nimes, tras una breve estancia en Beaucaire. Poco tiempo después llegó a Narbona donde pasó la Navidad y permaneció hasta aproximadamente el 6 de enero de 1353. En esta localidad debía prepararse la entrega de la princesa a los caballeros castellanos y el primer plazo del pago de la dote, según se había establecido en el contrato matrimonial, de 25.000 florines, una vez que Blanca abandonara Francia. Las dificultades económicas por las que atravesaba el rey francés, motivaron el retraso de la llegada de la princesa a la frontera, ya que además del mencionado pago, según el acuerdo, en la Navidad de 1352, debía producirse la entrega de otros 25.000 mil florines. Finalmente la princesa atravesó la frontera y el 17 de enero de 1353 se encontraba en Barcelona, de nada sirvieron las protestas de los enviados del rey castellano, ya que los representantes de Juan II sólo entregaron la mitad del dinero pactado.

Tras su llegada a la Península Ibérica, Blanca recibió la invitación del rey de Aragón, Pedro IV, de llegar a Castilla a través del reino de Valencia, ya que los caminos de Aragón se encontraban en peores condiciones y el clima era más frío, pero la princesa rechazó el ofrecimiento y tomó el camino más corto para llegar a Valladolid. Así fue recibida en la mencionada ciudad por su futura suegra, el 25 de febrero de 1353. La boda no se celebró inmediatamente como toda la Corte y la propia Blanca esperaban, ya que Pedro I se encontraba junto a su favorita, María de Padilla, en Córdoba. La situación con el paso de los días se hacía más delicada, ya que los miembros del séquito de la princesa comenzaron a hacer públicas sus protestas ante la grave falta cometida contra el rey francés. Esto motivó que Juan Alfonso de Alburquerque fuera personalmente a buscar al rey que en esos moentos se encontraba en Torrijos, éste de mala gana accedió a marchar a Valladolid para celebrar el proyectado matrimonio.

El 3 de junio de 1353 tuvo lugar la boda en la iglesia de Santa María la Nueva ejerciendo como padrinos del enlace Juan Alfonso de Alburquerque y Leonor de Aragón. Las fiestas que siguieron a la ceremonia religiosa fueron fastuosas, como correspondía a la dignidad de los contrayentes, pero a pesar de todo duró poco la alegría en la Corte, ya que dos días después el rey abandonó a su esposa y se dirigió al castillo de Montalbán (Toledo) donde se encontraba María de Padilla. Mucho se ha especulado sobre los motivos que tuvo Pedro I para abandonar a su esposa, así, según el romancero popular, doña Blanca esperaba un hijo de don Fadrique, hermanastro del rey, aunque es poco probable que así fuera ya que no han quedado pruebas que atestigüen que éste formara parte de la escolta que acompañó a Blanca desde que salió de Francia hasta que llegó a Valladolid. Sitges en su obra Las mujeres de rey don Pedro I, afirmó que el verdadero motivo que impulsó a Pedro I fue una confesión de su esposa, por la cual éste tuvo conocimiento de la penosa situación económica en la que se encontraba el rey de Francia y que hacía difícil que se hiciera efectivo el pago de la dote de Blanca, así Pedro se sintió engañado e inmediatamente repudió a ésta. A pesar de estas teorías, la versión aceptada por la mayoría de los historiadores es la dada por Pedro López de Ayala en su crónica, según la cual la pasión que sentía Pedro I por su amante le hizo abandonar a Blanca de Borbón.

220px-Paul_Gervais_-_Maria_de_PadillaDebió ser un duro golpe para doña Blanca el abandono de su esposo y esto la llevó a buscar el apoyo de su suegra, doña María de Portugal, la cual intentó que su hijo cambiara de opinión con respecto a ella, aunque sin conseguirlo. La nueva reina de Castilla, marchó a Tordesillas junto a la reina madre, y poco tiempo después partieron ambas hacia Medina del Campo. Esta situación duró poco tiempo, ya que el rey decidió apartar a Blanca de su madre, doña María, y dispuso que se trasladara en solitario a la ciudad de Arévalo, donde permaneció hasta el mes de mayo de 1354. Blanca en estos meses, mantuvo una nutrida correspondencia con el papa Inocencio VI, el cual se hizo defensor de su causa y la animó para que mantuviera la compostura. La boda del rey con Juana de Castro, en abril de 1354, no hizo más que empeorar su situación, puesto que su permanencia en tierras castellanas podía ser peligrosa para al rey, ya que muchos nobles, en un intento de sacudirse el poder real, comenzaron a apoyar su causa; por no mencionar que el papa que tras enterarse de las nuevas nupcias inició los trámites para excomulgar a Pedro I. Blanca que había visto como tras su boda se procedía a reestructurar la organización de su casa, vio como los pocos miembros de su séquito que permanecían a su servicio eran sustituidos por hombres leales al rey, y parece que sólo contaba con el apoyo de su aya, Leonor de Saldaña, la cual fue felicitada por el sumo pontífice por sus desvelos.

A principios de mayo de 1354 la situación era tan peligrosa para Pedro I, que decidió trasladar a su primera esposa a Toledo, poniéndola bajo vigilancia de Juan Hernández de Henestrosa, el cual muy pronto se vio superado por los acontecimientos ya que tras la llagada de la reina a la ciudad, la población quedó profundamente dividida entre aquellos que apoyaban la causa del rey y los que se hacían eco de la causa nobiliaria, que utilizaba la situación de Blanca para sus fines. La guerra civil poco a poco se extendía y Blanca de Borbón decidió aprovechar el momento para conseguir ser restituida en su puesto, así tras comunicar su intención de ir a rezar a la Iglesia de Santa María y obtener el permiso de su vigilante, se negó a salir del recinto, acogiéndose a sagrado, lo cual aumentó el descontento en la ciudad y puso a Fernández de Henestrosa en una delicada situación que le llevó a abandonar Toledo.

La llegada del hermanastro del rey, don Fadrique, a Toledo y su permanencia junto a Blanca en el alcázar, ha motivado que muchos autores hayan especulado con un posible romance entre ellos, que podía haber tenido como fruto el nacimiento de Alfonso Enríquez, el cual fue reconocido por éste, aunque nunca reveló el nombre de su madre, en contra de su costumbre con otros hijos bastardos.

La situación de Pedro I mejoró con la llegada del año 1355 que poco a poco fue recuperando las ciudades que permanecían bajo el poder de los conjurados, pero esto perjudicó notablemente a Blanca que prestó un notable apoyo económico a don Enrique de Trastámara. Así tras la toma de Toledo, el rey ordenó que ésta fuera conducida a Sigüenza, en calidad de prisionera, lugar donde permaneció hasta el año 1359. Fueron inútiles los esfuerzos del papa, que intentó que Juan II de Francia y el duque de Borbón auxiliaran a Blanca, ya que la guerra en contra de los ingleses absorbía los recursos de ambos.

La guerra contra Aragón que emprendió Pedro I, bautizada como la Guerra de los dos Pedros, motivó el traslado de Blanca de Borbón a Jerez de la Frontera. Según Ayala ésta estaba bajo la vigilancia de Íñigo Ortiz, el cual recibió la orden del rey de envenenar a su primera esposa; orden que se negó a cumplir, tras lo cual pidió al monarca que le revelara de sus funciones. Pedro I puso entonces la custodia de la reina en manos de Juan Pérez Rebolledo y ésta murió poco después, en extrañas circunstancias. La hipótesis de muerte por envenenamiento es la más aceptada, pero algunos autores sostienen que es probable que muriera por causas naturales, como consecuencia de las enormes tribulaciones a las que tuvo que hacer frente en estos años. Tampoco hay unanimidad con respecto al lugar donde se produjo su muerte, ya que mientras la mayoría sostiene que murió en Medina Sidonia, algunos autores opinan que murió en Jerez de la Frontera. Lo que sí parece probado es que fue enterrada en el convento de San Francisco de Jerez, a pesar de los numerosos cambios de ubicación a los que han sido sometidos sus restos, dentro del perímetro de la iglesia del mencionado convento.

300px-Fiorino_1347

Bibliografía

  • GARCÍA TORAÑO, P. El rey don Pedro el Cruel y su mundo. Madrid, Marcial Pons, 1996.
  • LÓPEZ DE AYALA, P. Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique, su hermano, hijos del rey don Alfonso onceno. Buenos Aires, Ediciones Críticas, 1994.
  • MARTÍN, J. L. La España medieval. Manual de Historia de España. Madrid, Historia 16, 1993.
  • MARTINEZ GÓMEZ-GORDO, J. A. Doña Blanca de Borbón, la prisionera del castillo de Sigüenza. Guadalajara, Aache, 1998.
  • SITGES, J. B. Las mujeres del rey don Pedro I de Castilla. Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, Impresor, 1919.

Autor

  • Cristina García Sánchez

Fuente: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=blanca-de-borbon-reina-de-castilla

¡Click aquí para regresar a la página de inicio del blog!

Anuncios

Acerca de Andrés Cifuentes Lozano

Un erudito es aquel que muestra menos de lo que sabe; un periodista y un consultor, lo contrario; la mayoría cae en algún punto entre ambos. "Ahí estoy yo"

Publicado el 30 marzo, 2015 en Borbones, Mujeres con Historia y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Tristes marionetas de la historia…

    Me gusta

MY Alborada

Frases y fotografía poética.

metáfora de un grito

De los silencios donde nacen los versos.

Poli Impelli

Palabras, voces, abrazos infinitos... y yo.

Bendita locura

Perderse para volverse a encontrar

Musica Jazz/Funk

Blue Funky Mamma es el bloc del grupo musical de jazz/Funk de barcelona del mismo nombre. Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música.

Superduque

Mi patria es todo el mundo.

C.E Hall

Freelance Content Writer

El Blog de Arena

Lo que hoy tenga en mente. Mañana no sé.

La Maleta de Max F.

Donde todo cabe...

Mis pensamientos

Letras sentidas de Marijose Luque Fernández

SKYLINE REPORTS

comedy magazine

Scorts

Scorts independientes, Scorts de compañía, Escorts, Cortesanas, Hetairas y otras Heteras, jineteras y meretrices

Lifetrap

End The Cycle Of Negativity

Mónica Pelluz

"Una palabra puede cambiar el mundo"

@DG

Per essere insostituibili, bisogna essere diversi.

Tripambitions

It contains the world best places and things.

DUST IN THE WIND (poesía)

"El raquitico dios de la tierra sigue siendo de igual calaña y tan extravagante como el primer día. Un poco mejor viviera si no le hubieses dado esa vislumbre de luz celeste, a la que da el nombre de Razón y que no utiliza sino para ser más bestial que toda bestia" Goethe

Cartea cu desene

Un loc in care am stins deznadejdea si am aprins speranta! Un loc cu praf de vise implinite!

Si, Soy Gallego

Galicia. Gallegos de nacimiento o de corazón: Cultura, Arte, Paisajes, Gentes, Fiestas..........

TEMAS DE PAREJA

Todo lo que debes saber sobre las relaciones de pareja, para así poder tener una relación llena de amor y armonía.

Empty Words

“La coherencia es el último refugio de los carentes de imaginación”.

Un poeta que habla español

blog de poesía inédita

MARC BOIXADER GIMENEZ

"Busca lo mas vital"

STROKE(d)

journal

The Godly Chic Diaries

Smiling • Writing • Dreaming

Ghost Dog

Notes From the Underground with Pictures

THE PEN AND THE PAGE

The Ink-Stained Imagination Of Darren Scanlon

El sabañon

Blog del director de cine y escritor argentino (nacido en Buenos Aires, Lanús) Adrián Gastón Fares.

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

Mabel en papel

Memorias, relatos y un poco de poesía.

Darth Bloom

A comparison between San Diego Superior Court Judge Jay Bloom and the villains of Star Wars

Anurag Madan

You are not here by mistake, that person who made this world brought you. So don't make him sad! ❤

lavidatiendea

...se hace camino al andar.

Por el hueco de la escalera

Por el hueco de la escalera se cuelan muchas cosas, así que yo las guardo en el hueco de la escalera por si me hacen falta.

Just Bliss

Spread bliss and Stay Blissful!

Albert Ribeiro G.

"No puedo llevar un registro de mi vida por mis acciones; la fortuna las puso demasiado abajo: lo llevo por mis fantasías" MONTAIGNE

Calle del Orco

Blog de Literatura. Grandes encuentros

A %d blogueros les gusta esto: